Buscar
  • Guatemala Próspera

¿Controlas tu dinero o éste te controla a ti?

Al igual que en otras áreas de la vida, nuestros hábitos de gasto se forman casi de manera inconsciente y tienen repercusiones muy fuertes en nuestro bienestar. Estos hábitos los aprendimos de las personas que nos educaron durante nuestro crecimiento; son guiados por nuestra personalidad, temperamento y valores; e influidos por los medios de comunicación y la cultura.


El dinero es un medio de intercambio y en sí, no es malo. Sin embargo, tiene un gran poder: la capacidad de reflejar cuáles son las prioridades de nuestro corazón. La forma en que manejamos nuestras finanzas y la relevancia que le damos a las posesiones materiales es un buen indicador de cómo estamos viviendo nuestros valores.


¿A qué me refiero con esto? Si tu autoestima es saludable, no gastarás de forma exagerada para competir con otros o impresionar a los demás. Como dijo el periodista estadounidense Émile Gauvreau: «Se nos ha convencido de gastar el dinero que no tenemos, en cosas que no necesitamos, para generar impresiones temporales en personas cuyas opiniones no deberían importarnos.»


La frase se me hace muy acertada pues la ideología consumista encuentra tierra fértil en un corazón con autoestima insana. Si tu sentido de valía personal está basado en tus posesiones materiales, la marca de ropa y accesorios que utilizas, o el tipo de vehículo que conduces, lamento decirte por experiencia propia, que verás tu dinero desaparecer muy fácilmente.


La opinión más importante es la que tienes de ti mismo y la conversación más importante es la que sostienes contigo todos los días. Trabajar en tu identidad y autoestima es un primer paso para el manejo saludable de tus finanzas personales. Después de todo, pasamos la mayor parte del día invirtiendo nuestro tiempo en trabajar por generar esos ingresos; lo menos que podemos hacer es esforzarnos en administrarlos correctamente.


Hoy en día es muy fácil decidir comprar algo que no puedes pagar en ese momento y dividirlo en cuotas. El detalle está en que usualmente, empiezas con una compra en cuotas y terminas con varias, lo que al final afecta tu presupuesto mensual. Hay un sentido de satisfacción incomparable en ahorrar a corto plazo para comprar algo y luego pagarlo al contado, a esto se le llama gratificación diferida y simplemente se refiere a esperar a tener el dinero suficiente para comprar algo aun cuando el camino más fácil pareciera ser incurrir en deuda.


Vale la pena mencionar que, está comprobado que al comprar al crédito o utilizando una tarjeta, gastamos más pues no vemos el proceso de intercambio de dinero llevarse a cabo. No es lo mismo realizar una transacción de tarjeta de crédito de un par de miles que pagar ese mismo par de miles en efectivo.


El valor de la generosidad también es una herramienta poderosa para manejar las finanzas, ¿por qué? Porque cuando somos generosos en ayudar a otros estamos poniendo nuestras prioridades en orden y utilizando los recursos para lo que verdaderamente son. Les damos un destino determinado y somos nosotros los que decidimos a dónde va nuestro dinero en lugar de que los impulsos o malos hábitos lo hagan por nosotros. Además de eso, practicamos la regla de oro y eso siempre tiene beneficios extraordinarios.


Por último, quiero hablarte sobre la perseverancia. Se conoce como perseverancia a la duración permanente o continua de una cosa o la firmeza y constancia en una acción.


E.M. Gray dijo «La persona exitosa tiene el hábito de hacer las cosas que a los fracasados no les gusta hacer. A ellos tampoco les gusta hacerlas, pero su desagrado es controlado por el deseo de lograr la meta final».


Cuando practicamos la perseverancia en nuestras finanzas, lograremos cambiar nuestros hábitos de gasto y crearemos hábitos nuevos tales como ahorrar a largo plazo, llevar un presupuesto, comprar solamente al contado y no gastar más de lo que ganamos.


Recuerda que cada día trae nuevas oportunidades y hoy es el momento perfecto para cambiar tus hábitos de gasto. Te dejo con un proverbio que dice: «el hombre sabio ahorra para el futuro, mas el hombre necio se gasta todo lo que tiene».

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El mundo necesita más padres responsables

En una ocasión estaba un hombre que iba a atravesar un puente colgante el cual lo llevaría al otro lado del camino, de repente se da cuenta que su hijo va detrás de él para cruzar el puente. Este homb

Carácter vs. Emociones parte 1

El crecimiento y el éxito llegan por hacer las cosas que tenemos que hacer y no por las cosas que nos gusta hacer. Ser dirigido por el carácter en lugar de las emociones es una de las cosas que hacen

Haz que tu vida cuente

Toda persona desea que su vida cause un impacto en su entorno y que esté haciendo una diferencia pero algunos no saben cómo lograrlo. Hoy veremos algunos consejos para hacerlo. Para iniciar debemos de

  • Guatemala Prospera
  • Guatemala Prospera
  • Guatemala Prospera
Comunicate a nuestro WhatsApp.